José Luis Cortés reúne otra vez la orquesta original NG La Banda

La Habana, Rafael Lam

La Orquesta NG La Banda, la que manda, la iniciadora del “boom” de la salsa o la timba cubana, nuevamente reunió a muchos de sus originales integrantes para presentarse durante quince días en Japón. “En Japón triunfamos con el disco `Murakami mambo´, en 1992″, me informa José Luis Cortés, antes de su partida hacia el Celeste Imperio. “Todavía estamos en la pelea muchos de los iniciales integrantes de NG La Banda, algunos ya han ido a trabajar a otros pueblos, otros regresan a casa como Isaac Delgado. Todos vuelven, dice una vieja frase yoruba”.

Tony Calá, una de las voces que dio el timbre a NG La Banda me dijo que estaba muy contento de volver a estar con los colosos que revolucionaron la música cubana de la década de 1990. “Aquellos metales del terror, eran respetados en todas partes. En Brasil le llamaban Los metales alucinantes”. La base percutiva –añade Cortés- también fue decisiva en el concepto musical que pusimos de moda en esos tiempos. Desde que comenzaba la banda, la gente sabía que era como un crucero timbero, era la música que imponían aquellos años. El tiempo nos dio la razón, esa fue la música del fin del milenio, cerramos el siglo a todo tren”.

A José Luis Cortés recientemente le fueron otorgaron varios galardones en la ciudad de Bogotá; también tiene en producción un nuevo disco muy experimental. Haciendo un recuento de NG La Banda recordamos que se estrenó el 4 de abril de 1988, realizó en noviembre de 1989 la `Gira por los Barrios´ de La Habana, donde organizó el “boom” de la salsa o la timba cubana que impuso un nuevo concepto, timbre, concepto y sonido de la música bailable contemporánea.

Algunos siguen discutiendo si se trataba de un fenómeno de la música salsera –distinto a lo que se hizo en la década de 1960 por los latinos en Nueva York: “Lo importante no es el nombre –dijo Shakespeare acerca de la rosa-, lo que vale es su perfume”. En realidad se trataba de la música bailable contemporánea de la década de 1990 en Cuba: Fusión de son, guaracha, mambo y rumba, esos cuatro elementos predominantes, fundidos con ritmos caribeños, el pop y el jazz moderno. Una especie de “funky” a lo cubano.

José Luis Cortés (1 de octubre de 1951) es un soberano genio de la música, ninguno de sus colegas lo niega. Posiblemente deba tomar un nuevo aire, las músicas no son eternas. “Muchas de las músicas –me explica José Luis Cortés- que se hacen hoy día se alimentan de los tumbaos y montunos de la timba que hacía NG La Banda. Ellos le han impregnado un poco de aire fresco, la juventud es siempre renovadora y revolucionaria”.

La música contemporánea bailable pasa por una crisis mundial, estoy perfectamente convencido que, en cualquier momento, aparece una ritmo apabullante salido de las entreñas afrocubanas: conga, rumba y son. Ritmos que siempre vienen a la salvación de la música cubana y que pueden cargar las pilas de cualquier ritmo moderno en el todo el planeta.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *