Política y Alejandro Sanz en los Grammy Latinos 2004

En la quinta edición de los Grammy Latinos, que se entregaron nuevamente en los Estados Unidos -país mayoritariamente angloparlante-, el activismo político y el protagonismo del ausente Alejandro Sanz fueron las notas más destacadas de la noche. El cantante español logró por su última producción cinco gramófonos de oro, recogidos por el productor del disco “No es lo mismo”, Lulo Pérez, que justifició la ausencia del cantante gaditano por la gira que mantiene en España. En la gala, que duró cuatro horas, hubo hasta censura. La televisión estadounidense sólo transmitió las dos últimas horas y, además, cortó comentarios que pudieran ser molestos para Bush y el actual gobierno americano.

El presentador principal del espectáculo, Jorge López, apareció sobre el escenario del Auditorio Shrine de Los Angeles montado a caballo y gritando saludos como un mexicano. También ridiculizó a Bush, imitándole en su castellano, siendo estos comentarios censurados por la televisión norteamericana. Las críticas a Bush y su gobierno y en contra de la guerra de Irak fueron mayoritarias durante la noche, tanto en el espectáculo como en la sala de prensa, donde muchos artistas pronunciaron alegatos en contra del presidente republicano.

Resultó contradictorio el espíritu de defensa de lo latino, mientras presentadores, prensa invitada y muchos de los asistentes confundían a Marco Antonio Solis con el marido de JLo, el salsero Marc Anthony; o la dificultad de los maestros de ceremonia por llegar a pronunciar en correcto castellano los nombres de Rocío Dúrcal o David Bisbal. Entre los premios entregados en la gala, cabe destacar los conseguidos por la última producción de la desaparecida Celia Cruz, “Regalo del alma”, que logró dos premios: mejor álbum y mejor canción tropical, “Rie y llora”. Gran decepción causó en la delegación española el que Bebo Valdez y Diego El Cigala sólo consiguieran una distinción, después de ser favoritos a numerosos premios en la entrega. Finalmente, tras actuar acompañados por Paquito de Rivera, les fue entregado la estatuilla al mejor álbum tropical tradicional por su “Lágrimas negras”. El guitarrista Paco de Lucía logró el premio a mejor álbum flamenco. La también española Rosario Flores logró el premio al mejsor disco pop femenino. El mejor cedé de canción barsileña fue para Milton Nascimento mientras la Orquesta Sinfónica de Barcelona resultó premiada en el apartado de música clásica.

En cuanto al merengue, el galardón fue para Johnny Ventura por su disco “Sin desperdicio”. La cubana residenciada en Miami, Albita, ganó el de tropical tradicional. Otra premiada fue la cantante Soraya, quien agradeció emotivamente la estatuilla como mejor cantautora del año. La artista que estuvo tres años retirada de los escenarios por el padecimiento de un cáncer, dedicó el premio “a todas las mujeres que luchan”. Los grupos Ozomatli, Akwid y La Ley también recibieron distinciones, igual que Julieta Venegas, ésta última merecedora del mejor álbum de rock. En el apartado de mejor artista revelación, resultó vencedora María Rita, y la distinción por mejor álbum vocal pop femenino fue para Ednita Nazario.

Vicente y Alejandro Fernández recibieron el mejor álbum ranchero, y la mejicana Alicia Villareal fue premiada con el mejor álbum grupero. También para Méjico fueron los premios a la Banda el Recodo, Los Triges del Norte y Marco Antonio Solis, que recibió distinción por “Tu amor o tu desprecio” como mejor canción regional.

El grupo Sin Bandera, que acompañará proximamente a Alejandro Sanz en algunas actuaciones en su gira española, logró el mejor álbum pop por el disco “De viaje”. Café Tacuba fue uno de los grupos más ovacionados durante el espectáculo, y consiguieron tres distinciones por su última producción, de título “Cuatro caminos”.

Quien finalmente no recogió premio alguno fue Paulina Rubio que actuó interpretando la canión “Perros”. Resultó muy aplaudida la actuación de Café Tacuba, así como la del guitarrista Carlos Santana, acompañado por el grupo Lonely Boys. El español David Bisbal no brilló tanto como en la edición anterior, y ofreció el tema “Angels” junto a Jessica Simpson.
Los artistas cubanos que habían sido nominados a los Grammy 2004 no viajaron finalmente a Los Angeles para asistir a la ceremonia de entrega. Ni Chucho Valdez ni la orquesta Los Van Van viajaron a los Estados Unidos porque las invitaciones les llegaron a La Habana hace sólo dos semanas, con lo que era practicvamente imposible conseguir las visas que debe conceder la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba, que tiene como principal requisito presentar la solicitud al menos treinta días antes de viajar.

En definitiva, una gala marcada por el activismo político y por lo contradictorio que resulta distinguir la música latina en un país angloparlante, con problemas de doble lengua y de raíces culturales distintas. Así lo han destacado importantes medios de comunicación hispanoamericanos y latinos de Estados Unidos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *