Nueva York sigue siendo el “Santuario de la Salsa”

Nadie puede poner en duda que “La Salsa Vive”. Como reza el dicho popular “vivita y coleando”. La ciudad de Nueva York y su aforo más importante para grandes espectáculos deportivos y culturales, el Madison Square Garden, se llenó hasta la bandera para vivir una noche mágica cargada de música salsa. Para los que afirmaban que era difícil repetir los llenos que protagonizó Ralph Mercado, el éxito artístico y de público del sábado 16 de noviembre calla todos los malos augurios.

La salsa no muere, ni se transforma. La salsa vive en el corazón de los latinos y en su genética. Podrán pasar generaciones, modas y voceros de otras tribus urbanas, pero la salsa siempre estará ahí, marcando el compás del corazón afrocaribeño al ritmo de 2 más 3 golpes de clave.

Rubén Blades, Oscar D´León, José Alberto “El Canario”, el Gran Combo, Richie Ray y Bobby Cruz, Raulín Rosendo, Tito Rojas y el joven cantante dominicano Alex Matos, fueron los artistas que finalmente pasaron por la tarima del Madison. La dirección de la banda que acompañó a algunos de los intérpretes estuvo a cargo del maestro, arreglista y pianista Isidro Infante. Algunos de los intérpretes cuya actuación se había anunciado no participaron, como el salsero dominicano de mayor éxito entre la juventud, David Kada, y Clasicon, otro ídolo de miles de jóvenes dominicanos presentes entre el público. Este hecho provocó la queja en las redes sociales de algunos espectadores, que criticaron el que se hubiera anunciado la participación de cantantes que -al parecer por problemas de visa-, finalmente no actuaron. Un reconocido locutor, Paco Navarro, fue el maestro de ceremonia. Su profesionalidad contrastó con la de algún locutor que, como en los toros, salió de “espontáneo” a bailar durante el show del venezolano Oscar D´León.

En líneas generales, según distintas fuentes, la producción del espectáculo consiguió el aprobado. Tenía un reto importante el empresario de origen dominicano Félix Cabrera. Tras varios años sin las brillantes producciones a las que tenía acostumbrados, a público y artistas, el recordado empresario Ralph Mercado, todos los ojos –muchos cargados de envidia, algunos de esperanza y otros de recelo-, estaban esperando el resultado de “La Salsa Vive”. Cabrera tuvo además un importante detalle, subir al escenario y rendir un homenaje póstumo al principal promotor de espectáculos latinos en Nueva York, el fallecido Ralph Mercado.

Tal es el recuerdo revivido en el show del Madison que artistas y medios de comunicación también trazaron puntos de comparación. Mientras algunos cantantes y managers echaron en falta el champagne y langosta que Mercado ponía en los camerinos de artistas –cuentan que incluso alguno no salió a escena hasta tener su dinero en el bolsillo-, bastantes medios de comunicación se quejaron de enormes restricciones y de trato inadecuado por parte del encargado de las relaciones con los medios de la empresa que dirige Félix Cabrera.

Y es que hay personajes que por el simple hecho de tener potestad para coordinar y distribuir el acceso a los medios de comunicación, se creen dueños de la noticia en sí mismos, ignorando que lo que realmente queda para la historia es el buen trabajo de todos, incluidos los periodistas, cámaras y fotógrafos, sea cual sea el medio al que representen. Eso sí lo cumplía a rajatabla Ralph Mercado y su excelente equipo.

Se ha superado el reto con suficiente nota para seguir, todos esperan que futuras ediciones vuelvan a colocar a Nueva York en el punto de mira de salseros de todo el mundo. La ciudad con una posición histórica: “Santuario de la Salsa”, como destaca un medio digital. El espectáculo fue artísticamente inigualable. Que siga la música, que viva la salsa!

Reportaje fotográfico del corresponsal en Nueva York, Félix Lam

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *