Los Rolling Stnes deshielan el rock para Cuba

Los Rolling Stones hicieron historia este viernes pasado con un megaconcierto en La Habana, capital de Cuba, el primero de su tipo en esa isla caribeña y broche de oro con el que cerraron su gira latinoamericana Olé, que les llevó por Argentina, Brasil, México y Chile .

Mick Jagger subió al escenario al aire libre de la Ciudad Deportiva ante medio millón de personas que esperaron por horas para lograr los primeros lugares, verles y realizar con Los Stones un ritual de clásicos del rock. “Hola Habana, buenas noches mi gente de Cuba”, lanzó Jagger en perfecto y modulado español, lo quecausó que lo vitoreaba a poco arrancar el concierto con el clásico “Jumpin’ Jack Flash”.

“Sabemos que años atrás era difícil escuchar nuestra música aquí en Cuba, pero aquí estamos. Pienso que los tiempos están cambiando”, agregó el vocalista en relación a las dificultades que las bandas angloparlante tuvieron en los años 60 y 70 en la isla, cuando la revolución los silenciaba en radios y medios por representar el capitalismo, aunque los isleños se las ingeniaban pasándose los discos de vinilo de mano en mano.

El concierto, mas allá del contenido político de las palabras de Jagger, sirvió para reunir a varias generaciones de cubanos, desde gente muy joven a personas maduras que jamás imaginaron vivir un momento así, y no faltaron carteles con mensajes como We Love Stones, banderas que declaraban República Stones, o personas vestidas con camisetas con el logo de la banda de la boca con la lengua fuera.

Mientras tres pantallas gigantes en la parte delantera y superior del escenario multiplicaban la labor del guitarrista Keith Richards y el carismático batería Charlie Watts, el espectáculo derrochó lujo rocanrolero y una docena de cámaras capturaron los momentos que se convertirán en un documental.

Los más apasionados no dejaron de corear It’s Only Rock ‘n Roll o Angie e hicieron suyo hasta el delirio el clásico I Can’t Get No (Satisfaction) hacia el final del concierto, que concluyó en paz y sin disturbios.

Los Rolling Stones llegaron a Cuba la tarde del jueves en un vuelo privado y el propio Mick Jagger dio un pequeño saludo en español a sus seguidores antes de expresar en inglés su deseo de visitar la isla. “Siempre es muy bueno estar por primera vez en un lugar” afirmó y por los resultados cumplió su sueño y el de sus admiradores cubanos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *