wholesale mlb jerseys cheap jerseys authentic nba jerseys wholesale china wholesale nfl jerseys spirit football jersey wholesale spirit football jersey wholesale nfl wholesale jerseys china youth basketball jerseys wholesale wholesale replica soccer jerseys

Inconmensurable Rubén ante cinco mil personas en Tenerife

Unas cinco mil personas acudieron a la llamada de despedida de los escenarios salseros del cantante, compositor, abogado y político panameño Rubén Blades. A pesar de algunos fallos en la producción, el artista y la banda que le acompañó, liderada por el bajista Roberto Delgado e integrada en su totalidad por músicos panameños, ofrecieron una noche inolvidable a los salseros que disfrutaron de unas tres horas de concierto en Tenerife.

Pasó desapercibido el telonero Vicente García, un dominicano que con su fresca oferta musical -fusiona múltiples ritmos caribeños-, no recibió la atención del público que no había llenado aún el recinto provisional instalado en el aparcamiento del Parque Marítimo. La cita, anunciada para las nueve de la noche, había comenzado mucho antes, ofreciendo Vicente García su propuesta solo a los que decidieron llegar temprano.

Pasadas las nueve y media de la noche subió al escenario la orquesta de Roberto Delgado, y comenzaron los primeros acordes con los que Rubén Blades apareció para cumplir con su despedida. Agradeció el trato y cariño del público tinerfeño y cantó un variado repertorio, desde primeras grabaciones realizadas a finales de los sesenta hasta lo último con la orquesta panameña con la que afirma va a seguir grabando salsa.

Rubén arrancó con Plástico y siguió con Las calles, Decisiones, Todos Vuelven, Maestra Vida, Buscando América y, por supuesto, casi finalizando antes de que el público le pidera otra y otra, el incombustible Pedro Navaja. Especialmente emotivo resultó la interpretación del tema compuesto por Rubén al Archipiélago, A Canarias, momento en el que insistió en el afecto que sentía por las islas y recordó a su compatriota Rommel Fernández. También agradó a los espectadores su solidaridad con el pueblo venezolano cuando cantó María Lionza.

La actuación despedida de Rubén Blades en Tenerife mereció una mejor producción que adoleció de la profesionalidad necesaria en éste tipo de conciertos. Desde el “no se oye, no se oye” del público, hasta las colas en urinarios y barras, recordó más una desbordada verbena de pueblo que un macroconcierto en la capital de la isla. La iluminación tampoco estuvo a la altura. Se notó que la configuración y uso de la misma no estaba diseñada en exclusiva para la noche del adiós del panameño sino para la actuación que ofrece Luis Fonsi la noche del sábado 22. También resultó pobre la confección de los visuales (sin un diseño común como nexo de unión), que acompañaron cada uno de los temas interpretados por Blades, hecho achacable al equipo del propio Rubén.

Pese a todo, los cinco mil espectadores asistentes -ocho mil menos que en la última presentación de Rubén Blades en el Recinto Ferial en 2008-, bailaron y disfrutaron con el recuerdo de canciones que son parte del patrimonio salsero. Rubén se entregó y estuvo inconmesurable. La banda de Roberto Delgado, una delicia para los oídos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *