Fallece en New Jersey, a los 77 años, Ray Barretto

Ray Barreto, percusionista y músico norteamericano de ascendencia puertorriqueña, falleció a las cinco de la mañana del viernes día 17 de febrero en el Centro Médico de la Universidad de Hackensack, en New Jersey, Estados Unidos, tras permanecer ingresado durante las últimas semanas bajo cuidados intensivos. Barreto había recaído tras ser intervenido del corazón. El anuncio de su deceso lo realizó el portavoz familiar, George Rivera, quien dijo que el afamado músico estuvo acompañado en todo momento de su mujer, Annette Rivera. La esposa de Barreto había permanecido junto a él, en el hospital de la localidad de Hackensack, desde su intervención a corazón abierto hace un mes. Numerosos músicos, periodistas y amigos de la familia han mostrado su pesar en las primeras horas por la desaparición de Ray Barreto, una de las figuras latinas más relevantes en el campo de la percusión. Durante casi 40 años, Ray Barreto, conguero y director de orquesta, ha sido una de las fuerzas principales en el jazz latino. Su inconfundible estilo ha quedado plasmado en las grabaciones del género y en históricas sesiones. Nacido en Brooklyn el 29 de abril 1929, Barretto es uno de los percusionistas latinos más prolíficos y más influyentes de la historia del jazz moderno.

Con una herencia musical arraigada profundamente en las sesiones del bebop llevadas a cabo en Harlem a finales de los años cuarenta, y en su ascendencia puertorriqueña (su padre originario de Aguadilla emigró a Nueva York a mediados de los años veinte), Barretto ha pasado por las cuatro décadas que han refinado la integración de ritmos afrocaribeños con los elementos de la improvisación del jazz. Pocos artistas han tenido tanto que ver en la fusión de estos dos géneros como Barretto, indiscutiblemente el amo de este estilo. El primer trabajo regular de Barretto fue con el Eddie Bonnemere Latin Jazz Combo. Tocó cuatro años con el director de banda/pianista cubano José Curbelo. En 1957, Barretto reemplazó a Mongo Santamaria en la banda de Tito Puente, con la cual grabó su primer álbum: “Dance Mania”. Tras cuatro años con Puente, se convirtió en el percusionista más buscado en la próspera escena de la música en Nueva York. Asistió a las sesiones de “jam” con artistas tan notables como Max Roach, Charlie Parker, la Art Blakey y otros gigantes del jazz. Grabó también con los saxofonistas Sonny Stitt, Lou Donaldson y Gene Ammons. También con otras destacadas estrellas del jazz: Red Garland, , Eddie “Lockjaw” Davis, Cannonball Adderley , Freddie Hubbard, Cal Tjader, Dizzy Gillespie, y otros. Pionero del movimiento de la salsa, Barretto alcanzó el estrellato internacional y participó en los años sesenta y setenta en numerosas grabaciones con el sello Fania, llegando a convertirse en uno de los más grandes percusionistas de la salsa. Cuenta en su haber con casi treinta discos, liderando su propia banda y acompañando a otros intérpretes de los ritmos afrocaribeños y el jazz. Ray Barretto actuó varias veces en las Islas Canarias, con su propia orquesta en el teatro Leal de La Laguna hace 15 años, y en varias ocasiones junto a Fania All Star y otros destacados intérpretes de la salsa y el jazz latino.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *