Adiós a Juan Formell, el rey de la salsa cubana

La Habana, Rafael Lam (Fotos: Omara García y Yander Zamora)

El pueblo cubano despidió al rey de la salsa cubana Juan Formell, en el lobby de la sala Avellaneda del Teatro Nacional en la Plaza de la Revolución del reparto El Vedado, La Habana. Las cenizas del creador del “songo” estuvieron expuestas desde la una hasta las siete de la tarde del dos de mayo, por donde desfilaron grandes masas de admiradores de la música de Los Van Van, junto a la prensa nacional e internacional. Se encontraban casi todos los músicos de Los Van Van, actuales y retirados. No asistió Mario Rivera “Mayito”, pero estaban Cesar Pedroso “Pupy”, José Luis Quintana “Changuito” Pedrito Calvo, Lázaro Morúa y Edmundo Pina (Mundo).

Las cenizas se mostraron junto al micrófono tradicional de los 50 que utilizaba Juan Formell en sus presentaciones, su bajo eléctrico y coronas de Fidel y Raúl Castro, presidente de Cuba. Asistieron a la velada Abel Prieto, asesor cultural de la Presidencia, el ministro de Cultura, Julián Pérez, y funcionarios de la cultura. Se hicieron tres presentaciones artísticas: Desde la una de la tarde, la orquesta de niños del grupo de La Colmenita con temas de Los Van Van. A las tres de la tarde se organizó una descarga con la canción “Sandunguera”, con la base musical de Pupy al piano, José Luis Quintana “Changuito” en el bongó, la voz de Migdalia Echevarría, Pedrito Calvo, Georgia Aguirre, Lázaro Morua y la bajista y directora de la orquesta Anacaona, Georgia Guerra. En la parte final se presentó un “Cajón” toque folclórico con el Team Cuba de la Rumba.

Se encontraban en la despedida Francisco Formell, el hermano de Juan Formell. Desde los EE.UU. vino su hija Vanesa. Samuel se encontraba con una subida de presión en su casa. Formell dejó seis hijos: Tres con Naty (Juan Carlos, residente en New York , Eliza y Samuel), con Diana (Paloma), y con Yaimara deja un hijo recién nacido. Todas las luminarias de la música acudieron a la cita de despedida del corifeo y paladín de la salsa cubana: Orlando Valle “Maraca”, su hermano Yurumí, Paulo FG, Pachito Alonso y sus hijos, Lazado y Lazarito Valdés (Bamboleo), Manolito Simonet, José Luis Cortes (NG La Banda), Enrique Álvarez, Rembert Egues, Telmary, Georgia Aguirre (Anacaona) Osdalgia Lesmes, Coco Freman, Giraldo Piloto (Klimax), músicos de Habana D´Primera, Tony Calá, Gente D´ Zona y decenas de estrellas de la música cubana.

La radio y la televisión cubana estuvieron difundiendo canciones, documentales y materiales de vídeo de Los Van Van. Fue un sentido duelo del pueblo cubano. A la hora del recuento hay que hacer un somero análisis. Ahora aparecen muchos teóricos de la música hablando de Los Van Van sin haber asistido jamás a un baile popular de la orquesta de Juan Formell. Por otra parte, el respeto de duelo rendido a Juan Formell debe verse como un homenaje a la música bailable cubana porque Cuba no es Los Van Van, como la orquesta Los Van Van han existido y existen bandas de mucho empuje que han causado verdaderas explosiones y revoluciones den la música cubana. El propio Juan Formell -cuando obtenía cualquier galardón-, lo reconocía así, dedicaba sus triunfos a los músicos cubanos que lucharon por la identidad y la alegría nacional.

“Muchas estrellas de la música cubana -declaró Juan Formell en una de sus últimas entrevistas- no alcanzaron los reconocimientos que merecían, hablo de Benny Moré, la Aragón, Pérez Prado”. Tenemos que recordar ahora a Antonio María Romeu, Arcaño y sus Maravillas, Pérez Prado, Melodías del 40, La Ideal, La América, Jorrín, Fajardo y sus Estrellas, Aragón, Sensación, Neno González, Sublime, La Sonora Matancera, El Casino, Jóvenes del Cayo, El Kubavana, Rumbavana, Original de Manzanillo, Los Reyes 73, Los Latinos, La Monumental, La Orquesta Cubana de Música Moderna, La Ritmo Oriental, Estrellas Cubanas, Son 14, Adalberto Álvarez, Dan Den, Revé, Irakere, NG La Banda, Charanga Habanera, Paulo FG, Isaac Delgado, Manolín y Yumurí.

Voy a terminar con una frase muy usada: “La salsa no muere”, la música cubana es interminable.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *